Entrevista a Judith Antolin, diseñadora gráfica freelance

En esta serie de entrevistas a mujeres freelance y emprendedoras que estoy haciendo, hoy le toca el turno a Judith Antolín. Conocí a Judith en un webinar que hice el año pasado. A raíz del webinar, se convirtió en alumna mía. No sin antes hablar por teléfono conmigo y preguntarme cosas. Siempre he visto a Judith como a una persona centrada, con objetivos y con ganas de llegar a ellos. Un placer tenerla como alumna.

Además, este año Judith está de celebración, su estudio cumple 10 años. Sí, sí, lleva 10 años como freelance y ahí sigue, al pie del cañón. Por eso creo que vale la pena escuchar lo que nos puede decir sobre sus aventuras en el mundo de los autónomos.

¿En qué momento te diste cuenta de que querías ser freelance en vez de intentar trabajar como empleada en una empresa?

Cuando llevaba unos cinco años en un estudio de diseño gráfico y sentía quería evolucionar, me fuí a trabajar a otro estudio de perfil más multimedia y al cabo de un año ví que seguía teniendo esta sensación y que debería avanzar de otra manera, totalmente autónoma, así que cuando tenía que firmar el cambio a contrato indefinido les comuniqué mi decisión a la empresa.

¿En algún momento hiciste ambas cosas? ¿O ya empezaste siendo 100% freelance y no compaginándolo con otras actividades?

Primero aproveché para realizar un postgrado en dirección de arte y trabajé dando soporte a un amigo freelance que ya hacía un tiempo que había empezado, él necesitaba ayuda en sus proyectos así que yo trabajaba con él a «media jornada» digamos y mientras tanto empecé yo a moverme y a buscar mis primeros clientes.

¿Cómo describirías el camino que has hecho estos 10 años? ¿Crees que ha sido siempre cuesta arriba o has tenido momentos más bajos y momentos más altos?

Desde el inicio ha sido a más, poco a poco más trabajos, más clientes, etc. Un camino de constancia y mucha dedicación, siempre considerando que cada proyecto podía suponer la puerta hacía otro nuevo. Cada paso que das tiene unas consecuencias.
 

¿Cuál ha sido tu peor momento?

Mi peor momento… por suerte no considero que haya tenido un momento especialmente malo, quizás momentos algo más duros. Hubo una temporada (cuando llevaba unos 5-6 años de freelance) que me sentí demasiado ocupada, trabajaba muchas horas e incluso fines de semana, tenía la sensación que me estaba sobrepasando y dejando llevar por el trabajo. Pero me dí cuenta e intenté hacer un cambio de chip. Luego el otro momento fue después de tener a mi hijo, porque he tenido que replantearme muchas cosas de mi manera de trabajar (horarios por ejemplo) y adaptarme a una nueva situación en la que ya no tengo la disponibilidad como antes, cuando todo podía girar al 100% alrededor de mi trabajo.
 

¿Y tu mejor momento?

Mi mejor momento, quizás el año 2013. Fue un año de ilusiones y reconocimientos que me ayudaron a consolidar mi proyecto. Abrí mi estudio en un espacio propio (anteriormente trabajaba en casa), era un sueño hecho realidad. Además recibí el premio anual a la mujer emprendedora del Garraf-Penedès.

¿Te has planteado en alguna ocasión tirar la toalla? ¿Por qué no lo hiciste finalmente?

Nunca.
 

¿Tenías apoyo de los tuyos y de tus amigos o te decían que mejor que te buscaras un trabajo «normal»?

Recibí opiniones de todo, pero quien más me apoyó fue (y ha seguido siendo) mi pareja. Él creia 100% en mí y en que hacerme autónoma sería una buena apuesta de futuro. Fué por parte de mi familia que no lo veían bien pero yo tenía ya mis ideas firmes y no me dejé influenciar por sus miedos. Cuando lo expliqué en casa de mis padres ya lo había valorado durante muchos meses y estaba decidida a hacer el cambio.

Es evidente que eres una valiente. Empezaste en plena crisis y aquí sigues. 10 años después. ¿Has aprendido muchas cosas durante estos 10 años? ¿Crees que ha sido también un camino de «superación personal»?

He ganado mucha seguridad, he aprendido a ponerme objetivos a corto plazo y realistas, a ser mucho más optimista, a buscar mis propios proyectos y mis propios medios para dirigirme hacia dónde quería ir. Yo empecé sin clientes, sin referentes ni nadie muy directo (amigos o familia) que tuvieran negocio propio y pudiese guiarme pero fuí aprendiendo todo lo que me propuse. Para ser freelance has de saber muchas cosas además de diseño gráfico (en mi caso, mi profesión) o encontrar gente que te pueda ayudar en aquellas áreas que tu no dominas.
 

Estos últimos años hemos tenido unos cambios brutales a nivel de marketing… a través del surgimiento de redes sociales nuevas y de otras maneras de hacer negocios. Por ejemplo, hace 10 años no existían aún los servicios de logos baratos por internet. ¿Crees que te ha afectado esto? Si es que sí, ¿cuál crees que es la estrategia a seguir en este caso?

Como he comentado en la pregunta de antes, empecé sin «padrinos» que me pudieran facilitar clientes ni trabajos, en mi círculo cercano no había emprendedores ni empresarios, así que desde primer momento participé en muchos actos de networking e intenté abrir al máximo mis contactos. Entonces no había redes sociales y todo tenía que ser presencial pero opino que la actitud ya era la misma, la base para que networking funcione es compartir e intercambiar servicios, información, aquello que unos y otros podemos necesitar, de manera que creas una red de contactos de la que seguramente no conseguirás trabajo a cambio justo ahora pero se trata de abrir puertas y caminos. Esto se parece al networking y el marketing digital actual, en el que también debemos trabajar los contenidos y compartir para que los demás nos conozcan y nos puedan considerar referentes en nuestra profesión para resolver sus proyectos. Lo que me superó un poco antes de apuntarme al curso era que hay demasiadas redes sociales, y cada vez más, que cambian muy rápido y la sensación de no poder estar en todas ni saber cómo hacerlo.
En cuanto a los servicios online de diseño gráfico, no los considero una competencia directa, porque creo que son para un público diferente al mio, el cliente que acude a mi busca un servicio más profesional y más profundizado y hecho a medida para su negocio. Lo comparo con el servicio de una imprenta, que siempre ha existido, es una competencia pero no ofrecemos el mismo servicio, por ejemplo hay quien acude a una imprenta para que le hagan la tarjeta o un folleto pero no es lo mismo el diseño que te harán en una imprenta que el que ofrezco yo, porque en la imprenta se resuelve todo más rápido entre otras diferencias.
De todas formas, es importantísimo controlar el mercado y conocer las alternativas en el sector que nuestros clientes pueden tener a su alcance, para valorar qué amenazas nos pueden suponer y definir nuestro posicionamiento.

Consejos para los que estén empezando.

Bien, además de muchas cosas que ya he explicado, consejos a nivel general: plantéatelo y analiza muy bien antes de tomar la decisión de hacerte freelance, haz planes de cómo vas a actuar y dónde vas a intentar buscar tus primeros clientes, ten unos ahorros antes de empezar (para poder sobrevivir un tiempo si las cosas no van como deseabas), prepárate una web aunque sea con pocos trabajos para mostrar, infórmate de temas administrativos y fiscales,… ah! y otro consejo, que es una opinión personal, antes de ser freelance recomiendo trabajar unos años en una empresa o estudio por cuenta ajena, para aprender cómo funciona el día a día real de tu profesión (la escuela es otro mundo), conocer qué situaciones te puedes encontrar con los clientes, etc.

¿Algo más que te gustaría compartir con nosotros?

En un libro leí algo así como «si decides lanzarte, no entres a probar, entra a ganar».
Y también me gusta la frase «sólo en el diccionario éxito viene antes que trabajo», y es que más adelante, aunque lleves 5, 10 o 20 años de freelance, és igual, deberás de seguir esforzándote cada día para que tu negocio siga adelante, es un trabajo constante y no podemos confiarnos ni acomodarnos.
 
Puedes encontrar a Judith en: