fbpx

La Ley de Fitts aplicada a dispositivos móviles

Paul Fitts en el año 1954 formuló la “Ley de Fitts”, una ley que nos permite precedir el tiempo necesario que un usuario necesita para poder llegar desde dónde está hasta su objetivo. Esta ley nos permite diseñar mejor las interfaces, ya que si podemos calcular cuánto tiempo un usuario tarda en llegar hasta el target deseado, podemos adpatar este diseño para hacer que la interacción entre el usuario y el ordenador sea más rápida y más fácil.

¿Cómo podemos aplicar la Ley de Fitts a dispositivos móviles?

La Ley de Fitts ha sido muy estudiada en cuanto a ordenadores y ratones, pero… ¿cómo la podemos aplicar a dispositivos móviles? En dispositivos móviles como el iPad, iPhone, Android y sus diferentes tamaños, Windows Phone, etc. la Ley de Fitts no puede calcularse según el tiempo que un usuario tarda en llegar hasta el target deseado con su ratón. Tenemos que calcularlo en base a lo que los usuarios utilizan en este tipo de dispositivos: sus dedos.

La regla del dedo pulgar

¿Y con que dedo utilizamos más estos dispositivos? El dedo pulgar. Así, el dedo pulgar se convierte en “el ratón” de los dispositivos móviles. El dedo pulgar tiene la característica de ser más bien corto en comparación con los otros dedos y, además, tiene menos movilidad. Recordamos la anécdota de una periodista que intentó utilizar su dispositivo móvil Google Nexus para poder hacer fotos en una manifestación y tuvo que abandonar su objetivo por no poder alcanzar con su dedo gordo y con una sola mano los botones necesarios. Este usuario ni siquiera pudo alcanzar su objetivo de una manera fácil. En este sentido, es el propio dispositivo móvil el que no ayuda a ofrecer una buena experiencia al usuario. Para ilustrar la entrada, grabamos estos dos vídeos utilizando el iPhone con diferentes manos:

Con la mano izquierda utilizando el botón de hacer foto de la interfaz

Con la mano derecha utilizando el botón físico lateral “+”

En estos dos vídeos podemos ver que el iPhone está mejor diseñado que el Google Nexus, simplemente porque se tuvo más en cuenta la Ley de Fitts aplicada a usuarios con manos estándar.

La Ley de Fitts y el diseño de apps

En el diseño de apps podemos tener en cuenta también la Ley de Fitts. Sólo hay que utilizar el móvil y fijarnos en las diferentes áreas de la pantalla que pueden ser alcanzadas con nuestro dedo pulgar en un iPhone y o Android móvil de pantalla estándar en posición vertical:

La Ley de Fitts aplicado a diseño de apps

En posición horizontal:

Teniendo en cuenta las zonas a las que el dedo pulgar puede llegar con cada mano, podremos analizar si un diseño de una app es correcto o no.  Si situamos los botones importantes de la app en la zona inferior, será más fácil que el usuario acceda (pensad en el vídeo que hemos visto sobre hacer fotos con el iPhone).