fbpx

Nadie abría mis e-mails a puerta fría hasta que utilicé estos asuntos

Exacto. Nadie abría mis e-mails a puerta fría hasta que cambié los asuntos que utilizba. El asunto es algo muy importante cuando envías e-mails a empresas que no te conocen de nada, ya que es lo primero que verá tu potencial cliente y es lo que hará que decida si va a abrir o no el e-mail.

Sé lo que es enviar e-mails  a puerta fría y que nadie te responda. Es frustrante, a veces incluso puede hacerte pensar que lo que haces no vale la pena.

También sé lo que es recibir e-mails a puerta fría y pensar, buff, a este no le respondo ni loca, qué falta de educación, qué falta de empatía y qué EGO tan grande tiene esta persona.

En esta entrada quiero hablarte de cómo redactar los asuntos de tus e-mails a puerta fría para conseguir un ratio de apertura mayor. Es decir, conseguir ahora más personas abran tus e-mails solo por el hecho de redactar bien el asunto.

Antes de todo, ¿por qué enviar e-mails a puerta fría?

Los e-mails en frío siguen siendo una genial estrategia para:

  • encontrar nuevos clientes
  • hacer crecer la facturación de tu empresa
  • y encontrar un sistema que te permita tener clientes de manera recurrente

Es una estrategia de marketing que no requiere inversión en publicidad y que nos permite contactar con los decision-makers o con la persona que contratará finalmente nuestro servicio o producto. Permite que iniciemos relaciones laborales de una manera muy amena e incluso natural.

Eso sí, tendremos que diseñar una buena estrategia antes de hacerlo. ¿Qué tendremos que tener en cuenta en una estrategia de envío de e-mails a puerta fría?

  • A quién escribimos. Investigación, investigación.
  • Personalización del e-mail. Investigación.
  • Plantilla – copywriting. Cuerpo del e-mail y asunto del e-mail.
  • Horarios de envío del e-mail.
  • Monitorización, pruebas A/B.

Qué no puedes hacer cuando escribes e-mails de presentación de tu empresa

Se trata de…

vender directamente.

Si intentas vender directamente, es probable que asustes a tu potencial cliente y que piense que eres un spammer que solo quiere llenarle la bandeja de entrada de e-mails comerciales.

Tendrás que actuar diferente. Establecer una relación con esa persona. Ofrecer información de valor.

Vender directamente es como llegar a un bar e intentar ligar diciéndole a la persona que tienes delante: ¿oye, te vienes a la cama conmigo?

Esa persona probablemente pensará que eres un/a psicópata y se alejará lo máximo que pueda de ti. Si, en cambio, te acercas amigablemente, estableces relación, inicias una conversación y vas poco a poco conquistándola, la cosa cambia.

No intentes vender directamente. Ni en tus e-mails a puerta fría, ni en un evento de networking, ni en tu publicidad en Facebook Ads. Sé más sutil, enamora a tu público potencial, sé de utilidad, ofrece algo de valor… y luego querrán comprarte.

En el caso de los e-mails a puerta fría, uno de los objetivos que podemos tener es el de concertar una cita o reunión comercial. En este sentido, sí que tenemos un objetivo muy concreto, no es vender, pero se le parece, ya que en principio en una visita comercial lo que querrás hacer es presentar tus productos o servicios.

Pero ni siquiera en la visita comercial deberías intentar vender directamente. Siempre deberías preguntar qué necesita tu potencial cliente. En qué situación se encuentra. Cuáles son sus necesidades. Qué está buscando… Y luego puedes hablarle de las soluciones que ofreces que encajan con sus necesidades.

Cómo son recibidos tus e-mails en la bandeja de entrada de tu potencial cliente

Cuando tu potencial cliente mira su bandeja de entrada, ¿qué ve? Muchos e-mails comerciales, algunos incluso son casi SPAM. Otros e-mails de colegas de trabajo, clientes, proveedores. Y, probablemente, e-mails de familiares y amigos.

¿Qué crees que tiene ganas de abrir primero? Los e-mails de familiares y amigos. ¿Después? Trabajo. Y, por último, y solo en el caso de que le parezca interesante, no aburrido y que no parezca que van a venderle ‘a saco’, los e-mails comerciales.

Por lo tanto, cuando envías un e-mail a puerta fría, tienes que intentar colarte en la bandeja de entrada de tu potencial cliente e intentar que abra tu e-mail. La mejor manera de hacerlo es que tu e-mail se parezca a un e-mail de un amigo o un familiar. ¿Cómo consigues esto?

  1. El remitente (tú) tiene que ser un nombre, no una empresa o un departamento.
  2. El asunto tiene que parecer que lo ha escrito un amigo. Si en el asunto ya vas a vender directamente, tu e-mail acabará en la papelera

Si consigues que tu cliente potencial perciba tu e-mail como si fuera el de un familiar o amigo, tienes muchas probabilidades de que tu mensaje sea abierto e incluso leído.

Asuntos que hacen que tus e-mails sean abiertos

Como te decía, el asunto es algo primordial para conseguir que tus e-mails sean abiertos. Aunque el contenido del e-mail sea algo espectacular, si el asunto no es lo suficientemente interesante, tu e-mail nunca será abierto.

Tienes que conseguir que la persona que recibe tu e-mail tenga ganas de abrirlo.

Tienes que conseguir que no se piense que es un e-mail comercial.

Y lo más importante… si finalmente abren tu e-mail, no puedes decepcionar a esa persona, no puedes ir a vender directamente, no puedes no ofrecerle la información que prometías en el asunto.

Primero de todo, visita tu bandeja de entrada. ¿Qué ves? ¿Hay e-mails de amigos? ¿Hay e-mails de comerciales? ¿Hay e-mails de clientes? Fíjate en cómo son los asuntos de estos e-mails. ¿Qué diferencias hay? ¿Tus amigos escriben en MAYÚSCULAS? ¿Te venden cosas? ¿Ponen muchos emoticonos en el asunto?

Haz un análisis de cómo son esos e-mails que abres primero y cómo son esos e-mails que no quieres abrir porque ya sospechas que serán de publicidad.

Ahora apúntatelo y saca conclusiones. Tus e-mails tienen que parecer que son de un amigo para poder tener más oportunidades de ser abiertos.

Consejos:

  • Incluye el nombre de la persona en el asunto
  • No escribas en mayúsculas
  • No escribas un asunto que sea para vender
  • Crea intriga en tu lector (que tenga ganas de abrir el e-mail)
  • Vigila al poner emoticonos, si abusas de ellos tu e-mail parecerá puramente comercial

Ejemplos de asuntos que puedes usar ya mismo

emails presentacion clientesAquí tienes algunos ejemplos de asuntos que puedes utilizar ya mismo en tus estrategias de envío de e-mails a puerta fría. Puedes utilizarlos tal cual o ser creativo e intentar crear algunos de nuevos. De todos modos, intenta pillar la estrategia de este tipo de asuntos. Fíjate que no son asuntos del tipo “Concertar cita comercial”, “Presentación de servicios”, “Envío del catálogo”, “Descuento limitado”, “Compra ya y consigue un descuento”,…

Personaliza tus asuntos

  • Nombre, ¿podrías mirar esto?
  • ¿Qué te parece esto, Nombre?
  • ¡Hey! ¿Cómo va todo? ¿Tienes tiempo de mirarte esto?
  • Felicidades por el ascenso (en LinkedIn podemos encontrar info de este tipo)
  • Nombre, creo que esto puede interesarte

Personalización es la base del éxito de los e-mails a puerta fría. Cuanto más demuestres a tu cliente potencial que ese e-mail que has escrito es personalizado (y no una plantilla), más posible éxito tendrás. Si personalizas los asuntos y apelas directamente a tu cliente potencial utilizando su nombre, la tasa de apertura aumentará.

Asuntos breves

  • ¿Necesitas ayuda?
  • ¡Roba mi estrategia de ventas!
  • Estás invitado
  • ¿Cómo lo ves?

Si utilizas este tipo de asuntos, se consecuente y ofrece lo que estás prometiendo. Es decir, si dices “roba mi estrategia de ventas”, explica dentro del e-mail tu estrategia de ventas o facilita un enlace donde explicas la estrategia. Si invitas a alguien en el asunto, hazlo de verdad. Por ejemplo, puedes invitarle a hacer guestblogging en tu web.

No utilices estas estrategias para causar intriga vacía. Si causas intriga, luego tienes que ofrecer lo prometido. Sino serás percibido como alguien que engaña.

Si utilizas el asunto de “Necesitas ayuda”, deberás apelar al punto de dolor de tu cliente potencial, de manera que luego en el cuerpo del e-mail ofrezcas de verdad ayuda para su problema.

Casual: ¡no te compliques!

  • Los siguientes pasos…
  • Una pregunta breve

Este tipo de asuntos despiertan curiosidad a tu potencial cliente. Si luego el cuerpo del e-mail sigue siendo coherente con este tipo de asuntos, ¡adelante!

Utilizando referencias

  • Mi colega me ha recomendado que te escribiera
  • Nombre, mi amigo “nombre” me ha dicho que te escribiera
  • Nos conocimos en esta conferencia/congreso

Si utilizas referencias, tienes mucho de ganado. Si a esa persona le suenas de algo (por ejemplo, os agregasteis recientemente en LinkedIn, estuvisteis intercambiando tweets,…), es más probable que abra tu e-mail. Si no te conoce, es probable que no lo abra.

Si consigues que un colega mutuo te presente, ¡genial! Cuando envías un e-mail y en el asunto aparece el nombre de un contacto en común, tienes muchas probabilidades de que tu e-mail sea abierto.

Longitud de tus asuntos

Mucha gente abre tus e-mails en sus dispositivos móviles. Por este motivo, es mejor no hacer asuntos largos que sean difíciles de leer en un móvil. Te recomiendo que seas breve.

Lo ideal sería mantener los asuntos por debajo de los 50 caracteres.

Pero todo es probar, ya que no hay una norma definida. Todo dependerá de tu nicho de mercado y de cómo es tu potencial cliente.

No seas aburrido… ¡sé único!

¡No seas aburrido! Si en tu asunto utilizas un mensaje amigable, con un tono cercano, no utilices después en el cuerpo de tu e-mail un tono más frío, hablando de usted a tu potencial cliente. Vale, hablar de usted es símbolo de buena educación, pero… ¿no crees que un e-mail tan impersonal puede asustar a tu cliente potencial? Normalmente los e-mails impersonales son los que mandamos a una lista de miles de personas.

Entretener a tu cliente potencial, ofrecerle valor y enviarle un e-mail que le haga sentir curiosidad y ganas de saber más debería ser tu objetivo. ¿Cómo hacerlo? ¡Siendo único! No copiando plantillas al 100%, sino adaptándolas para que encajen con tu cliente potencial. Escribiendo a tu manera, con tu tono, con el tono que puede encontrarse en tu web. Si consigues entretener y despertar la curiosidad de tu cliente potencial, tienes mucho de ganado.

Testea y monitoriza

A medida que vayas enviando e-mails de presentación, hazte una lista con los que más te han funcionado y los que menos te han funcionado. Analiza esta lista para poder ver patrones y ver qué es lo que funciona mejor en tu nicho. Si un asunto funciona a la perfección, utilízalo en los próximos e-mails que escribas. No pasa nada si repites. Si consigues encontrar EL asunto, ¡explótalo al máximo!

Archivo de e-mails

Por otro lado, empieza ya con tu archivo de e-mails que sí funcionan. Fíjate en los e-mails que te envían, guarda los asuntos que te hayan conmovido más y que te hayan hecho abrir el e-mail rápidamente. Ve haciéndote una biblioteca propia de e-mails a puerta fría. Luego podrás utilizar esta biblioteca como referencia e inspiración.